conexiones con la luz conexión con la luz terapias alternativas
   
   
   
   
   
   
   
   

Transición


No se qué fue más educativo para mí, si enfrentar el hecho de la muerte o acompañar la etapa previa a esa transición. Al tener que enfrentar casi simultáneamente dos situaciones parecidas, pero fundamentalmente opuestas, de dos seres en ese camino hacia?fue como encontrarme con un maestro más en esta vida. Uno de ellos, con todas las limitaciones que impone una accidente cerebro vascular a los 90 años, y otro, con las limitaciones que impone una gran depresión con su implicancia emocional, síquica-física y espiritual post-retiro a la vida pasiva (jubilación institucional).


El primer ser, aferrado a todo hilo de conexión con la vida, con el ambiente, con los demás seres. El otro, cortando cada vez más los hilos hasta aislarse trágicamente en la negatividad total.


Con el primero fue aprender que mientras hay energía hay estímulo y respuesta con el otro, que cuando la energía se retira el estímulo ya no provoca respuesta. Pero ¿qué mecanismo se desarrolla en uno y en otro ser? ¿Qué se elabora, aún con la inconciencia que se podía percibir en ambos? Seguramente que algún campo activo de aprendizaje y servicio? sino ¿para qué tanta lucha en uno y en otro sentido? Son interrogantes que aún esperan respuesta.


Al concluir ambos procesos, la muerte sigue siendo la misma figura: liberación o, al decir del Maestro Tibetano: ?liberación del Alma de los obstáculos del vehículo carnal?. En ambos no sentí desgarramiento de la vida sino la continuidad hacia un estado más pleno de la misma, resultado de la voluntad del Alma. No me desagrada pensar en la muerte, no es morbosidad sino simpleza. Si pensamos que la muerte es una de las actividades que más hemos practicado comprenderíamos que es un proceso de conciencia; ¿la actividad cesa al retirarse la energía? Queda el cuerpo vacío, pero una miríada de vidas comienzan a desarrollar otros procesos de la materia y de la vida misma. La conciencia permanece pero sin el mecanismo con el cual hacer contacto en el plano físico para expresar sentimientos, pensamientos y relaciones, sin embargo, la energía sigue su actividad hasta una nueva manifestación física, una nueva oportunidad.


En un caso pude ver el paso buscado hacia ese nuevo estado, fue el que más hilos conectores conservó y más se empeñó en utilizar la energía que le era lentamente retirada a fin de mantener activos los vínculos afectivos de los seres que lo rodeaban, había apego y, sin embargo, hubo liberación. En el otro pude sentir que ya no había energía conciente ni hilo conector activo, solo una actividad residual que lentamente expiró: la casa estaba vacía, hubo liberación igualmente. El primero fue la tía de mi esposo que estuvo a nuestro cuidado, el otro fue mi madre.


Como siempre, los grandes cuestionamientos aguardan respuestas y nuestra búsqueda continúa. ¿Podremos algún día desprendernos de nuestro obstáculo físico y llegar concientes y con alegría a tan esperado y normal proceso? Que la mente quede libre de ideas establecidas, de evidencias no muy seguras, de ritos, apegos y que, al decir de los grandes Maestros ?la muerte deje de ser lo único que no podamos controlar y que nos vence inevitablemente?, y comencemos a controlar nuestra propia transición al más allá comprendiendo algo más de esta técnica de la vida misma.



Escrito por Claudia Zamudio. Hohenau II, Paraguay. Año 2008




Google




- Conexiones con la luz: contacto, sugerencias, inquietudes a conexiones@conexionesconlaluz.com -